mayo 21, 2024

 La segunda primavera se instala en Sevilla y Barceló Sevilla Renacimiento se convierte en el mejor emplazamiento para disfrutar de todo lo que ofrece la ciudad en una de las mejores épocas del año para visitarla.

 

 Que Sevilla tiene un color especial lo sabemos todos, pero quizá este sea uno de los mejores momentos para disfrutar de sus colores: los de los paisajes de la estación más nostálgica del año, en tonalidades de la misma gama que el albero de sus edificios

Barceló Sevilla Renacimiento se convierte en una de las mejores opciones desde las que descubrir Sevilla, visitar lugares icónicos como la Plaza de España, el Real Alcázar, La Giralda o la Torre del Oro; o, simplemente, disfrutar de una agradable estancia en la Isla de la Cartuja y de su excelente oferta gastronómica. En resumidas cuentas, Sevilla es uno de los mejores lugares a los que viajar en octubre y un destino europeo perfecto para el otoño.

Un hotel de experiencias

Situado a orillas del río Guadalquivir, Barceló Sevilla Renacimiento, con categoría cinco estrellas, cuenta con 295 amplias y luminosas habitaciones que atrapan al visitante a primera vista y se presentan como el mejor lugar desde el que descubrir la mejor versión de Sevilla en esta época del año. En definitiva, un elegante y moderno hotel urbano en el que disfrutar de una propuesta gastronómica de nivel, y de las múltiples actividades para todas las edades y para todos los gustos.

 

Un homenaje a la historia a través de tapas

La Santa María Gastrobar recrea la expedición de Cristóbal Colón en 1492 a través de una experiencia gastronómica que embarca a sus comensales en un viaje culinario alrededor del globo sin perder de vista Andalucía. Sus ‘tapas viajeras’ combinan platos y tapas andaluzas con un twist internacional que homenajean las diferentes etapas que marcaron el viaje de Colón y el descubrimiento de América. 

Entre sus platos inspirados en productos locales se puede degustar el típico gazpacho andaluz con su guarnición o el flamenquín del Sacromonte inspirados en la ciudad de Granada, donde Colón firmó el acuerdo con los Reyes Católicos para llevar a cabo su expedición.

Además, los comensales pueden optar del mismo modo por propuestas gastronómicas del otro lado del mundo como el poke bowl de atún proveniente de Guanahani (Bahamas), la primera isla donde Colón desembarcó y bautizó como San Salvador; la característica ropa vieja de ternera con frijoles, arroz, huevo frito y chips de plátano y boniato que preparan desde hace décadas en Cuba, a la que Colón llegó en octubre de 1492; o el pulpo a la brasa con patata violeta y alioli de pimentón, un plato gallego que rinde homenaje a la finalización de la expedición de Colón el 1 de marzo de 1493 en el puerto marítimo de Baiona (Pontevedra).

 

Emblema de la arquitectura y el diseño

La arquitectura y el diseño de Barceló Sevilla Renacimiento recuerdan al edificio diseñado en 1959 por el arquitecto Frank Lloyd Wrigh: el Museo Guggenheim de Nueva York. Atrapando al visitante a primera vista, la imponente masa curva del edificio principal de Barceló Sevilla Renacimiento va girando a medida que se eleva creando una construcción de circulación lineal.

El interior del hotel es uno de los espacios más impresionantes de la arquitectura sevillana. Un gran vacío central, rematado en un amplio lucernario circular y delimitado por una rampa helicoidal, caracteriza este elegante y moderno hotel urbano a orillas del Guadalquivir.

Disfrutar de un trago al más puro estilo neoyorquino 

Barceló Sevilla Renacimiento destaca por su espacio dedicado a la coctelería de autor, Falua Cocktail Club. Un ambiente clásico y elegante inspirado en los famosos speakeasy neoyorkinos de los años 60, Falua Cocktail Club ofrece una amplia carta de cócteles, desde combinados más clásicos como el Dry Martini o el Negroni hasta sabores del nuevo mundo en cócteles inspirados en las travesías marinas: el Magallanes, creado a base de bourbon, cordial de estragón, absenta y bitter Fee Foam; o la Niña compuesto por ginebra, cordial de eneldo, bitter Peycheauds, vino riesling y tónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *