mayo 21, 2024

Lituania en su territorio esconde paisajes increíbles y para todos los gustos, pues el 33% del país está cubierto por bosques y cuenta con más de 2.800 lagos de una belleza enorme. Pero también se puede recorrer la costa del mar Báltico, al oeste del país, y descubrir las vistas únicas del istmo de Curlandia. En estos escenarios de ensueño se pueden llevar a cabo diferentes actividades exclusivas que no dejan indiferente a ningún viajero.

1. Glamping en yurtas, una de las viviendas típicas de Lituania

Según un reciente estudio de mercado de Canopy & Stars, el glamping es una tendencia que va incrementándose cada vez más y, de hecho, las estadísticas apuntan a que el mercado del camping de lujo en Europa crecerá en ingresos por encima del 11% de 2019 a 2025. Por esta razón, Lituania se ha unido a esta tendencia ofreciendo diferentes opciones de glamping a los viajeros que seleccionen este tipo de turismo.

Desde lujosas casas en los árboles y cabañas ecológicas hasta yurtas tradicionales y acogedores tipis, el país ofrece una amplia gama de alojamientos únicos que se adaptan a todos los gustos y presupuestos.

Entre las opciones la más especial sin duda es la de Yurt Village, un complejo formado por diferentes yurtas, construidas con madera natural y lana y situadas cerca del lago Medinis, en el Parque Regional de Kurtuvėnai. Además, la experiencia se hace más única gracias a las claraboyas que hay en todas las yurtas y que permiten contemplar las grandes extensiones de cielo nocturno repleto de estrellas, que proporcionan un telón de fondo de ensueño para dormir.

2. Descubrir el istmo de Curlandia en canoa

El istmo de Curlandia, también conocido como el Sáhara Báltico, es patrimonio mundial de la UNESCO. Una forma única de poder conocerlo, es a través de una visita guiada en canoa en la que el viajero puede contemplar el imponente paisaje que ofrece el istmo, pero también aprender más sobre su formación y la naturaleza y fauna que se puede encontrar en él, así como poder descubrir los antiguos pueblos de pescadores y, por último, pero no por ello menos importante, el faro de Pervalka.

Asimismo, esta experiencia permite conocer Klaipeda, la tercera ciudad más importante de Lituania, pues el tour parte de allí al pueblo de Pervalka y pasando por Joudkrante y sus tranquilos terraplenes. En Pervalka se inicia la travesía en canoa hasta llegar a su faro y posteriormente a las dunas donde se disfruta de un aperitivo contemplando las vistas.

Además, en el camino de regreso el tour realiza dos paradas, la primera, en la famosa colonia de garzas y cormoranes, una de las mayores colonias de estas aves en Europa y la segunda, en el pueblo de Juodkrante.

3. SPA en Druskininkai, la ciudad termal de Lituania

Druskininkai, al sur del país báltico, ofrece una gran variedad de atracciones y actividades, lo que la convierte en un lugar ideal para visitar en un viaje al país. Cuenta con serenos bosques, pintorescos lagos y el río Neman, así como con museos, galerías de arte y el intrigante Parque Grūtas, un museo de esculturas al aire libre.

Pero por lo que sobre todo es conocida la ciudad es por sus manantiales de agua mineral que han propiciado el desarrollo de modernos balnearios, lo que permite a los visitantes disfrutar de tratamientos rejuvenecedores y baños terapéuticos en el ambiente tranquilo de la ciudad.

Europa Royale Druskininkai es uno de los balnearios más destacados en la ciudad por estar situado en un edificio histórico del siglo XIX, las antiguas clínicas del Zar que se establecieron en el casco antiguo de Druskininkai. El centro termal ofrece tratamientos de balneario y corporales de todo tipo en los que se emplean las aguas minerales de la ciudad.

 

4. Lituania desde las alturas

El sol saliendo sobre la ciudad, los lagos enclavados en los bosques, los ríos serpenteando por la tierra, los castillos emergiendo de la niebla y las relucientes casas señoriales, esas son solo algunas de las vistas que se pueden disfrutar desde un globo aerostático en Lituania, una actividad que se puede realizar en diferentes puntos del país para poder contemplar toda su riqueza paisajística.

La capital del país, Vilna, es una de las pocas ciudades de Europa donde se permite el despegue de globos aerostáticos en el centro, justo en el casco antiguo. Sobrevolarla hace que el viajero pueda contemplar sus dimensiones, su contorno y su disposición entre los campos y bosques que la rodean.

Desde Vilna se puede ir en globo aerostático hasta Trakai, a 30 kilómetros de la capital, para poder contemplar desde el cielo el lago Galve y el imponente castillo gótico de ladrillos rojos que se eleva en una isla en el centro del lago. También otro lugar especial para volar es Birštonas para admirar los meandros del río Neman, así como los antiguos castros de Kernavė y su conjunto arqueológico.

5. Sentir la naturaleza en Anykščiai

La zona turística de Anykščiai atrae a los visitantes con sus lagos y bosques, sus eventos culturales y su patrimonio histórico. Es un lugar perfecto para la relajación y la armonía donde se pueden realizar diferentes actividades en la naturaleza y también existen numerosas iniciativas para recorrela de una manera especial.

Sin duda, entre las diferentes opciones la más novedosa es la singular estructura arquitectónica del parque regional de la ciudad, una de las atracciones turísticas más visitadas de Lituania. La estructura compone un sendero por las copas de los árboles pues el camino se eleva 20 metros de forma constante al principio y luego continúa llano a esta altura por las copas de los árboles. A lo largo del sendero hay puestos con información sobre el paisaje circundante y al final del paseo, se puede contemplar el valle del río Šventoji desde una torre de observación de 34 metros de altura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *