junio 23, 2024
Beso beach

Beso Beach, el reconocido grupo de restauración balear, expande su horizonte con la apertura este mes de junio de Beso Pedralbes en el exclusivo hotel, Torre Melina de Gran Meliá de Barcelona. Esta esperada inauguración marca la llegada a la capital catalana de la aclamada propuesta gastronómica de Beso Beach, fusionando la esencia mediterránea con toques vascos en un enclave urbano cinco estrellas gran lujo.

Ubicado en los exuberantes jardines del icónico Torre Melina, Beso Pedralbes se convierte en un oasis inédito en la zona para desconectar del ritmo de la ciudad y disfrutar de una experiencia culinaria de alto nivel. De espíritu bohemio, casual y exclusivo, y rindiéndose a la belleza natural del entorno, invita a los comensales a sumergirse en una atmósfera única.

Dispuesto a llevar a la zona alta de la Avenida Diagonal el espíritu estival de Formentera, Beso Pedralbes toma forma de un espectacular lounge en los jardines del hotel, ocupando la zona de la piscina exterior y contando con una pequeña playa propia. Las instalaciones se dividen en tres ambientes: la zona de aguas, completamente reformada y rodeada de camas balinesas y hamacas; el restaurante, al más puro estilo Beso; y un espacio polivalente para eventos privados y corporativos.

Barceloneses y visitantes no sólo lo disfrutarán los fines de semana sino también como afterwork con el que teletransportarse a las islas mediterráneas: la buena música y el mejor ambiente serán una constante gracias a las sesiones DJ durante la comida y el tardeo también entre semana.

El jueves 30 de mayo, la espectacular fiesta de inauguración contó con numerosos rostros conocidos. Los anfitriones Angie L. Grijalbo y Rafa Viar recibieron al alcalde de Barcelona Jaume Collboni, así como al de Badalona, Xavier García Albiol, a artistas como los Estopa, José Corbacho o Carlos Latre, al ex presidente del Barça Josep María Bartomeu, al del Espanyol, Dani Sánchez Llibre y al ex vicepresidente azulgrana Javier Bordas.

Concepto culinario con sabor a mar y el fuego de las brasas vascas

Fiel a la filosofía del grupo, Beso Pedralbes traslada la esencia de Beso Beach a Barcelona. Su propuesta gastronómica fusiona lo mejor de la gastronomía vasca con la cocina mediterránea. “Escogemos la materia prima de nuestros platos con cariño y amor. Cocina local con matices vascos que dan como resultado algo único”, explican desde Beso Beach.

Entre las especialidades de la carta, elaborada con productos frescos de primerísima calidad, se encuentran propuestas como su exitoso arroz de carabineros, el txuletón de vaca vieja bilbaína, las rabitas de bogavante o sus deliciosos mejillones.

Más allá de la gastronomía, allí donde todo fluye

Beso Pedralbes se propone ofrecer una experiencia completa que incluye música en vivo, DJs y entretenimiento en todos los rincones. Mientras la zona de piscina exterior representa en un espacio lounge perfecto para disfrutar de un ambiente animado y cosmopolita bajo el sol, por la noche, la terraza se transforma en un lugar mágico, con música en vivo y un ambiente ideal para refrescarse con un cóctel y disfrutar de una velada inolvidable.

En Beso Pedralbes cada detalle en sus espacios está cuidado al máximo para crear una atmósfera que “destile felicidad”. “La esencia de Beso reside en la complicidad de nuestro staff, nuestros amigos y los clientes que nos visitan desde todo el mundo”, relatan los fundadores del grupo.

Con una decoración de exquisito gusto, elegancia discreta y colores neutros, ofrece un entorno cálido y lleno de una energía especial que, en palabras de los clientes más fieles de su sede original en Formentera, es capaz de curar el alma y el cuerpo. En Beso Pedralbes, como en todos los Beso Beach, se respira una magia única: desde que el cliente pone los pies sobre la arena, incluso en la zona alta de la ciudad de Barcelona, se deja llevar por la desconexión y el disfrute. Por todo ello, Beso Pedralbes se presenta como un lugar idóneo para convertir cualquier ocasión en una celebración especial.

Nuevo capítulo en la expansión del universo Beso Beach

La apertura de Beso Pedralbes, su primer restaurante en la ciudad de Barcelona, marca un nuevo hito en la historia del sello Beso Beach. Nacido en el entorno paradisíaco de la playa de Cavall d’en Borras de Formentera hace 12 años, este proyecto familiar impulsado por Rafa Viar y Angie L. Grijalbo se ha convertido hoy no sólo en una filosofía de vida sino en una iniciativa empresarial de éxito reconocida nacional e internacionalmente. De chiringuito de moda en una localización idílica a marca que conecta emocionalmente con sus clientes y ofrece vivencias únicas.

Así pues, poco más de una década después de su fundación, Beso Beach está en un proceso de crecimiento constante. Una expansión que atestigua su flamante apertura en Torre Melina Gran Meliá, donde aterriza con la misma alma aventurera y sensible. Así pues, Beso se expande a una nueva localización en el corazón de Barcelona porque, tal como sostienen desde la compañía: “Beso siempre va donde su Tribu así lo pide”.

Con la apertura de Beso Pedralbes, Beso Beach se consolida como una marca referente en el panorama gastronómico español, ofreciendo experiencias excepcionales en lugares como Formentera, Ibiza, Mallorca o Estepona.

Joya de la corona de la apertura estrella del 2024 en Barcelona

Con la apertura estratégica de Torre Melina el pasado mes de enero, Gran Meliá, marca de lujo de Meliá Hotels International dio una nueva perspectiva al sector del lujo y la hotelería de la ciudad de Barcelona. El regreso de este icono barcelonés, que brilla ahora con todo su esplendor, constituye un proyecto hotelero sin igual en Europa, fusionando hotelería, eventos corporativos, restauración y ocio en un solo lugar. Así pues, Torre Melina de Gran Meliá se presenta como un auténtico polo económico en la zona alta de Barcelona —una ubicación que se encuentra en plena metamorfosis— que cuenta con 391 habitaciones y suites, numerosos espacios para eventos y acceso directo al Palacio de Congresos de Cataluña.

Enmarcado en este oasis de tranquilidad y lujo urbano totalmente renovado, Beso Pedralbes emerge junto a los 25.000 m2 de jardines modernistas de Torre Melina Gran Meliá para reinventar el concepto de chiringuito urbano y completar su oferta gastronómica estelar. El hotel también alberga otra potente propuesta gastronómica: ERRE Barcelona, el asador de lujo capitaneado por Íñigo Urrechu.

La llegada de Beso Pedralbes consolida la posición de Torre Melina como uno de los hoteles de referencia en Barcelona.

Si tú también tienes ganas de vivir la experiencia Beso, el próximo sábado 8 de junio será El Primer Beso, con música en directo, sus DJ’s residentes y el ambientazo de siempre.

Este verano más que nunca, #NoHayVeranoSinBeso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *