Siete planes para no perderse la primavera de Las Palmas de Gran Canaria

La historia de los aborígenes canarios, ciencia divertida, piscinas naturales, senderismo, puestas de sol inolvidables… la capital grancanaria tiene opciones para todos los viajeros

Con la llegada de la primavera y la Semana Santa cada vez más cerca es el momento de organizar la próxima escapada. Las Palmas de Gran Canaria cuenta con los planes más originales para todo tipo de viajero, con toda su cultura e historia por descubrir, gastronomía para los paladares más exigentes, deporte y naturaleza u opciones para toda la familia. De entre las infinitas posibilidades, aquí destacamos siete planes que no te puedes perder esta primavera:

Descubrir la historia de Gran Canaria
Para empezar, nada como aterrizar en la ciudad con un plan cultural a través de la historia de la isla de Gran Canaria y su capital. El Museo Canario, ubicado en el corazón del barrio histórico de Vegueta, ofrece un interesante recorrido por la época más antigua de la isla, desde la prehistoria hasta la conquista europea del siglo XV. A través de la visita a sus exposiciones se puede conocer la historia de los “canarios”, aborígenes de la isla, sus costumbres y restos arqueológicos. Una opción perfecta para descubrir la historia menos conocida de la isla.

Ciencia y tecnología
De la historia más antigua de la isla se pasa a los últimos avances tecnológicos. Siguiendo con el recorrido por los museos más interesantes de la ciudad, el Museo Elder de Ciencia y Tecnología resulta un plan ideal para los más curiosos y aficionados a las últimas innovaciones y descubrimientos, así como para los más pequeños de la casa. Situado en el Parque Santa Catalina −que siempre merece una visita tras finalizar el plan más científico de la ciudad−, el museo está diseñado para poder tocar, manipular y descubrir de forma original la parte más divertida e interesante de la tecnología. Aprender matemáticas y física nunca había sido tan entretenido.

Vuelta al mundo gastronómica
Si algo caracteriza a Las Palmas de Gran Canaria es su espíritu cosmopolita, y prueba de ello es su increíble gastronomía, con una oferta internacional que representa la multiculturalidad de la capital. La mejor forma de disfrutar de esta variedad es una parada en el Mercado del Puerto. A un paso de la playa de Las Canteras, centro vital de la ciudad, se encuentra el que fuera el primer gastromercado de las islas Canarias, con más de 100 años de historia. En sus puestos se puede dar la vuelta al mundo a través del paladar, con platos típicos canarios que se unen a la cocina internacional mexicana, brasileña, italiana o escandinava.

Las piscinas naturales de La Laja
La capital grancanaria cuenta con múltiples playas donde poder aprovechar al máximo el inmejorable clima de la ciudad. Entre ellas, La Laja, el lugar para aquellos que busquen un plan más original y una zona menos turística del litoral. Esta playa de arena negra, además de un paisaje único, es el hogar de las piscinas naturales de la ciudad, donde poder darse un baño diferente en el Atlántico. Sobre la playa se puede también ver la escultura de El Tritón, uno de los iconos de la ciudad en un mirador natural sobre el océano.

Buceo en el Atlántico
Surf, kayak, vela… el litoral de Las Palmas de Gran Canaria es el entorno perfecto para practicar cualquier deporte acuático. Por eso uno de los planes que no se puede perder todo el que visite la ciudad es conocer su mundo submarino en uno de sus más de doce puntos clave de buceo. La Isleta y el entorno del Puerto son algunos de los enclaves principales de la ciudad para sumergirse, e incluso Las Canteras, ideal para conocer el fondo marino de la costa grancanaria practicando snorkel.

Rodearse de naturaleza en el Barranco de Guiniguada
Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad de mar, pero también de naturaleza, y para rodearse de las plataneras y palmeras características de la isla tan solo hace falta seguir los pasos del Sendero de la Guiniguada, que llevan a los viajeros desde el histórico barrio de Vegueta hasta el barranco que da nombre al sendero. En bicicleta, corriendo o paseando, el recorrido pasa de la parte más urbana de la ciudad hasta el Jardín Botánico Viera y Clavijo, el jardín botánico más grande de España, pasando por el camino incluso por cuevas aborígenes.

Puesta de sol con vistas al océano
Para terminar el día de la mejor forma posible, nada como ver el atardecer desde el mirador de Las Coloradas. Las impresionantes vistas del mirador a la zona de El Confital son ideales para observar la caída del sol con la mejor panorámica de la costa grancanaria bañada por el Atlántico. Tras el atardecer, un paseo por la bahía de El Confital completa a la perfección el recorrido con las mejores vistas del skyline de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.