El Valle del Loir, una versión más intimista del Loira

Situado a las puertas de Angers, a 40km de su hermano el suntuoso Loira, el río Loir serpentea a lo largo de 320 km de este a oeste por el corazón de un valle frondoso repleto de castillos y viñedos. Sus aguas inspiraron a numerosos poetas como Ronsard o Balzac y a pintores como Maufra. Sus pueblos con encanto y sus castillos transmiten autenticidad y serenidad. El Renacimiento transformó las antiguas fortalezas en viviendas vacacionales en las que el río ya no es una frontera que defender, sino un adorno del paisaje. La piedra de toba, más rubia en el valle del Loir, proporciona una luz especial a sus paisajes, el reflejo de una dulzura de vivir.

Tierra de castillos y jardines

140 castillos y casas solariegas, viviendas de particulares todavía habitadas, se encuentran en las orillas del río Loir en el corazón de grandes jardines. Muchos fueron reconstruidos después de la guerra de los Cien Años en la segunda mitad del siglo XV y en el Renacimiento. Estos grandes dominios de piedra dorada con tejados de pizarra tienen un alma.

 

El Castillo du Lude, el paraíso de los amantes de la jardinería Considerado como el castillo situado más al norte del Loira, es uno de los pocos grandes castillos que sigue habitado por la misma familia desde hace 260 años. Un precioso testimonio de cuatro siglos de arquitectura francesa, una fortaleza defensiva que se convirtió en una elegante vivienda durante el Renacimiento y neoclasicismo. Conocido por sus jardines y su laberinto, el castillo du Lude organiza, cada año desde hace 25 años, la fiesta de los Jardineros (5 y 6 de junio de 2021). Una cita que reúne a todos los amantes de las flores y de los jardines.

+info: www.lelude.com

Un jardín de flores en el castillo de Baugé

Le bouquetier es un jardín en el que se cultivan esencialmente flores para ramos. Inspirado en los jardines del Renacimiento, Le bouquetier del castillo de Baugé está compuesto por una gran variedad de flores como la salvia, el lino, la rosa, el lirio, el clavel o el aciano. Un auténtico lugar de tranquilidad que realza el castillo del Rey René. Un guerrero, amante de las Ciencias y de las Artes, un poeta que se descubre a lo largo de un itinerario espectacular a través del castillo.

+info: https://chateau-bauge.fr/decouvrir/

 

Un castillo entre aguas y árboles centenarios

Creado a mediados del siglo XI sobre un terrón feudal, el castillo du Paty se construyó rodeado por fosos de agua que perduran en la actualidad, lo que le convierte en un recinto elegante y único. Una arquitectura excepcional de los siglos XIV-XVI abrazada por unos jardines de estilo inglés con espléndidos árboles, como el imponente plátano que viajó desde América y que hoy en día tiene 250 años de antigüedad, 7 metros de circunferencia y 40 metros de altura. Un testimonio de la moda de aquella época.

+info: https://www.loira-atlantico.com/visitas/parques-y-jardines/jardin-du-chateau-du-paty

 

 

El Jasnières, un vino blanco con carácter

El Jasnières es un pequeño viñedo de apenas 65 hectáreas que se extiende en las laderas calcáreas de la orilla derecha del río Loir. Enrique IV apreciaba este néctar y lo servía en el castillo real de Saint-Germain- en-Laye. Vinos blancos barrocos y secos que llenan la boca. Domaines de Cézin, Lelais, La Gaudinière, Les Maisons Rouges, La Roche bleue o La Raderie son algunas de las bodegas que abren sus puertas para explicar la elaboración y degustar los vinos de un pequeño viñedo con carácter.

+info: https://www.vinsvaldeloire.fr/en/wine/jasnieres

 

 

 

Un itinerario para bicis entre viñedos y vergeles

Este itinerario para bicis que recorre el Valle del Loir es el primero de Francia que bordea un río desde su nacimiento hasta su confluencia, cerca de Angers, en donde se conecta con el itinerario del Loira a bicicleta. Cultivos, viñedos y vergeles componen el paisaje del Valle del Loir. Los pueblos con encanto atravesados por el río Loir y las laderas de toba excavadas atraen todas las miradas. El paseo sigue entre lagos y prados verdes, presas y molinos, hasta alcanzar el castillo de Le Lude y sus jardines. Lejos de la agitación de las ciudades, el Valle del Loir es un paraíso discreto lleno de sorpresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *