Insólita, vibrante y apasionante. Descubre el universo vasco más auténtico. Vive Bilbao Bizcaia

Declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1984, Urdaibai posee un enorme valor natural, hecho que lo ha convertido en uno de los destinos más visitados en Bilbao Bizkaia. Este extraordinario enclave se extiende a lo largo de más de 22.000 hectáreas y 22 municipios, muchos de ellos de marcada tradición marinera, como Bermeo, Mundaka y Elantxobe. Este tesoro de la naturaleza cuenta con asombrosos paisajes e innumerables atractivos culturales, entre los que destacan impresionantes acantilados (Cabo de Ogoño), hermosas playas, frondosos bosques (encinares cantábricos), ríos, vegas fluviales, yacimientos arqueológicos y vestigios históricos. También sorprende la campiña y el bosque Atlántico, un entorno natural de caseríos y núcleos habitados constituido por un mosaico de prados, cultivos y pequeñas formaciones boscosas adyacentes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A ellos se añaden 600 hectáreas de marismas, así como dos ecosistemas claramente diferenciados, como son el litoral y los fondos marinos, la rasa Intermareal de Ogella, el istmo de Gaztelugatxe, playas e islas, así como la cima de Sollube, de 683 metros de altitud. Si lo tuyo es la naturaleza, aquí vivirás una experiencia única.

 

 

 

 

 

 

 

Bilbao, como puerta de acceso al territorio de Bizkaia, se vertebra a través de la Ría, la cual conecta la capital con la zona metropolitana a orillas del mar, en un recorrido repleto de experiencias urbanas en el que no faltará arte, historia, gastronomía local y grandes monumentos que se elevan como emblema de tradición y vanguardia.

Desde las alturas, en la cima de la colina de Artxanda, la ciudad despierta cada mañana. El Bilbao medieval, con sus calles empedradas, plazas e iglesias, acoge innumerables bares, tabernas y restaurantes que hacen gala de su cuidado por el producto local y donde numerosos comercios ofrecen también un amplio repertorio de productos con sello “basque”, que llegan hasta el Ensanche y la Gran Vía. El arte se despliega con igual pujanza en Abandoibarra y sus barrios residenciales, donde además del Guggenheim, obras de grandes artistas, edificios de arquitectura vanguardista y grandes murales se exhiben públicamente en ambas márgenes de la Ría. Pinacotecas como el Museo de Bellas Artes, galerías, centros artísticos y culturales como Azkuna Zentroa o la Sala Rekalde y una amplia agenda cultural mensual completan su industria creativa.

Finalmente, la corriente de la Ría nos conducirá a orillas del Abra con Getxo y Portugalete presidiendo ambas márgenes y conectados a través del Puente Bizkaia, Patrimonio de la Humanidad y mayor símbolo del pasado industrial de la metrópoli. En Getxo descubrirás paseos, acantilados, playas y el Puerto Viejo de Algorta, con sus casas marineras y tradicionales tabernas. Su costa se extiende hasta los municipios de Sopela y Plentzia, última parada del metro de Bilbao y a 35 minutos del centro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ser pastor por un día, una experiencia que se puede vivir y compartir en familia. Tanto los mayores como los más pequeños de la casa, sobre todo los más urbanitas, pasarán un día inolvidable y se adentrarán en la forma de vida de los baserris (caseríos vascos) en el marco incomparable del Parque Natural de Urkiola. La experiencia comienza ayudando al pastor a ordeñar sus ovejas y, si es la época, también a esquilarlas. Después de esta labor, es imprescindible dar un paseo y conocer el entorno en el que viven las ovejas latxas y qué mejor forma que hacerlo acompañado del perro encargado de mover el rebaño de una campa a otra a las órdenes del pastor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También puedes practicar surf, de hecho, el municipio de Mundaka, pueblo que combina tradición marinera con nuevas tendencias, es uno de los núcleos mundiales del surf. Su ola izquierda, una de las más largas de Europa, es polo de atracción para miles de surfistas que buscan deportes adrenalínicos en entornos de infarto. También destacan enclaves como Sopela o Bakio, que brindan la oportunidad de gozar al máximo de este mágico deporte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante tu estancia también puedes probar el txakoli, un imprescindible en cualquier mesa de Bizkaia. Este vino joven, aromático y afrutado, de graduación moderada, se cultiva en zonas cercanas al mar, en espalderas y alturas atípicas para la producción de vinos, pero con una inclinación especial para aprovechar mejor la luz del sol y los beneficios del clima húmedo y templado de la región.

Estos vinos de la tierra bizkaina pueden descubrirse a través de una exclusiva experiencia degustativa en una de las muchas bodegas desplegadas por todo el territorio en un marco natural incomparable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dale un toque de estilo a tu viaje rodeándote de 45 modelos Rolls-Royce en una majestuosa fortaleza medieval situada en Enkarterri, la comarca más occidental de Bizkaia que aúna costa, valle, montaña, cuevas y villas medievales.

La colección privada de la marca británica más completa del mundo te espera en el Museo de Coches Antiguos y Clásicos, en la Torre de Loizaga, donde además podrás observar de cerca al primer vehículo fabricado en serie (Ford T) o algunos deportivos clásicos como el Ferrari Testarros o Lamborghini Countach. Un lujo de muy fácil acceso.

PARA MÁS INFORMACIÓN

bilbaobizkaia@promotourist.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *