Emilio Moro 2017, «el vino perfecto» de bodegas Emilio Moro

EMILIO MORO 2017; EL ENSAMBLAJE PERFECTO ENTRE COMPLEJIDAD Y SUTILEZA

La bodega vallisoletana presenta la nueva añada de Emilio Moro: un vino que lleva el nombre del fundador de la marca y que representa su espíritu pionero

Emilio Moro 2017 es concentrado y potente, fruto de una producción muy escasa que saca las mejores esencias, pero al mismo tiempo elegante y complejo, con múltiples matices aromáticos

Madrid, julio de 2019.- Bodegas Emilio Moro, una de las bodegas pioneras y líderes de la Ribera del Duero, presenta la nueva añada de su vino Emilio Moro, buque insignia de la marca desde sus orígenes. Esta referencia fue bautizada con el nombre del fundador (alma mater de la bodega) y representa la personalidad propia que envuelve la historia y los valores de Bodegas Emilio Moro. Emilio Moro 2017 se caracteriza por el equilibrio, la elegancia y la complejidad, cualidades especialmente evidentes en esta última añada, considerada por sus artífices como muy especial por ser el ensamblaje perfecto entre potencia y sutileza, así como por superar con éxito las desavenencias climatológicas que marcaron la cosecha. Emilio Moro consigue sacar lo mejor de la tierra y volcarlo en una copa que representa -sin duda- uno de los viajes más especiales por la Ribera de Duero. Este excepcional vino llega en un año en el que, además, se celebra el XX aniversario de otro de los emblemas de la bodega; Malleolus.

UNA AÑADA EXCEPCIONAL

Emilio Moro es un monovarietal de uva Tempranillo (100 % Tinto Fino), procedente de viñedos de entre 12 y 25 años cultivados en un suelo arcilloso-calizo-pedregoso y con orientación suroeste, en la localidad de Pesquera de Duero. Su fermentación se realiza en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada, con posterior crianza en barricas de roble francés y americano durante 12 meses.

La cosecha de 2017 fue complicada, meteorológicamente hablando: las heladas que cayeron durante la primavera redujeron un 50% las posibilidades de producción del viñedo. Esta menor producción tuvo como consecuencia que se lograra la máxima calidad de la uva en esta añada. Emilio Moro 2017 (con una producción de 750.000 botellas) es un vino concentrado y sutil, potente, equilibrado y con una elegancia sobrenatural. 

NOTAS DE CATA

Emilio Moro 217 presenta, en nariz, una espectacular complejidad aromática. En palabras de José Moro, presidente de la bodega y tercera generación del negocio familiar, «muchas veces, nos encontramos con vinos potentes e intensos, pero monocromáticos. Solo cuando sabes ensamblar potencia y sutileza, obtienes el vino perfecto». Con los aromas del tempranillo pulidos con la crianza, las notas de madera aparecen en el fondo, fundidas con la personalidad de la variedad. La boca –reflejo de la nariz– es potente y carnosa pero con un tanino meloso y amable. Pulido y redondo, «te acaricia la boca», describe José Moro. «Un vino muy completo, que va a evolucionar muy bien», concluye. 

P.V.P botella: 18,50€ (75 cl).

Enlace a la videocata: https://youtu.be/g8iSYlWWOos

 

SOBRE BODEGAS EMILIO MORO

El origen de la bodega se remonta a 1891, año de nacimiento de su fundador, don Emilio Moro, en Pesquera de Duero (Valladolid), enclave privilegiado de la Ribera de Duero rodeado de viñedos. Emilio Moro, abuelo de los actuales propietarios, enseñó a su hijo el amor por el vino, y este, a su vez, lo transmitió a sus hijos. Tras tres generaciones, José y Javier Moro se hacen cargo de la bodega que actualmente posee unas 200 hectáreas de viñedo propio, plantadas e injertadas con un excelente clon de Tinta Fina recuperado de sus viñas más viejas. Algunos de sus pagos más conocidos son Resalso, plantado el año en que nació Emilio Moro (1932), con suelos profundos y frescos; Valderramiro, con los vasos más antiguos de la bodega y la cuna de su gran vino de pago, Malleolus de Valderramiro; Sanchomartín que, con unas excelentes condiciones de maduración, ofrece vinos tánicos y de marcada acidez, ideales para la crianza; y Camino Viejo, donde nace Malleolus. La gama de vinos engloba también Emilio Moro, buque insignia de la bodega, y La Felisa, su vino ecológico y sin sulfitos añadidos. La familia Moro elabora además los godellos La Revelía y El Zarzal, fruto de su desembarco en El Bierzo, y posee, también en la Ribera del Duero, Bodegas Cepa 21 que engloba las referencias Hito, Hito Rosado, Cepa 21, Horcajo y Malabrigo.

Más información: www.emiliomoro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *