Clase y L´Olivera presentan el nuevo proyecto de Vinyes de Barcelona

El estudio de diseño y dirección creativa Clase y la bodega L’Olivera presentan el nuevo proyecto de Vinyes de Barcelona, que comprende tanto la parte de identidad corporativa de la marca, como la vinícola, con la incorporación de un nuevo perfil de vino.

El vino de Vinyes de Barcelona es el único que se produce en la ciudad de Barcelona, concretamente en la Masía Can Calopa de Dalt, en la vertiente occidental de la Sierra de Collserola. Es allí donde se cultiva la viña y se elabora el vino en una pequeña bodega rehabilitado gestionado por L’Olivera Cooperativa desde 2010.

En 2001, el Ajuntament de Barcelona inició el proyecto para producir vinos institucionales de identidad mediterránea para representar la ciudad. Es desde ese momento inicial, cuando Clase asume la creación de la identidad de los vinos, con las reconocidas etiquetas «B» a cargo de artistas catalanes. Cinco años más tarde, en 2006, Clase propuso redefinir el concepto hacia un proyecto de recuperación del patrimonio natural de Barcelona en el antiguo cultivo de la vid en la Masía de Can Calopa. Fue entonces cuando planteó hacerse cargo de la gestión a L’Olivera, que finalmente entró en el proyecto en el año 2010. Actualmente la cooperativa gestiona las 3 hectáreas de viñedo con un programa de inclusión social para 20 jóvenes con necesidades especiales (en riesgo de exclusión y / o con discapacidad), que viven y trabajan en la finca y que participan en todo el proceso de producción: en el cultivo y mantenimiento de la viña y también en la elaboración en la bodega.

EL NUEVO VINO

Vinyes de Barcelona es un coupage de dos variedades mediterráneas, Syrah y Garnacha negra. La añada 2016 de este vino llega ahora al mercado con un perfil renovado y fresco, manteniendo la agilidad y la acidez de un joven y la complejidad de un año en barrica de roble. Recolectada a mano y fermentando cada variedad por separado con un délestage diario por syrah, y pigeage dos veces al día en el caso de la garnacha hasta media fermentación, arranca la fermentación maloláctica y pasado el invierno, el vino hace la crianza en barricas de roble francés seminuevas durante 12 meses.

Rojo rubí intenso con tonos violáceos, la nueva añada de Vinyes de Barcelona destaca en nariz por su intensidad aromática, con notas de cereza madura sobre un fondo de balsámicos y especiados. En boca es un vino envolvente, sedoso y con un tanino fino y marcado. Entrada en boca golosa y equilibrada. Encontramos el equilibrio entre la fruta, la frescura propia del terruño y notas de evolución en el paso del tiempo. Es ideal para acompañar todo tipo de carnes y quesos. La especialidad: cordero al horno con verduras.

Una nueva etapa que inicia también un nuevo concepto de imagen, una identidad más contemporánea ligada al relato de este vino, resultado de la dirección de arte y del trabajo de re-branding del estudio de diseño barcelonés Clase.

LA NUEVA IMAGEN

Las etiquetas de Vinyes de Barcelona han sido siempre uno de sus rasgos identitarios. Claret Serrahima, fundador de Clase, uno de los diseñadores de más prestigio del estado y con una estrecha vinculación con la cooperativa L’Olivera, fue el ideólogo de las primeras etiquetas conocidas por la letra «B» de artistas como Ràfols Casamada, Perico Pastor, Antoni Tàpies o Frederic Amat. Estas etiquetas, parte de un encargo institucional, dan paso a las actuales, obra de Daniel Ayuso, socio y director creativo de Clase, con una imagen rupturista y enfocada a una estrategia más social y visual de recuperación de las viñas.

Para Ayuso, «la nueva identidad, y por tanto la etiqueta, quiere ir más allá de una pieza estática o estética de comunicación y convertirse en un retrato/relato que pueda evolucionar y comunicar de una manera más dinámica y continuada. No se trata sólo de representar al vino, si no a la gente que lo hace posible». La agencia ha planteado y desarrollado un trabajo fotográfico fresco y directo, sin clichés ni disfraces, captando el entorno, la gente, la naturaleza, el paisaje suburbano, las herramientas y los procesos, y el ambiente en el que se desarrolla todo el proyecto. Un documento vivo de los procesos de elaboración del vino y sus protagonistas.

LOS ORÍGENES. LA MASÍA DE CAN CALOPA

De la Masía de Can Calopa salen cerca de 5000 botellas de este vino, en un inicio para eventos institucionales del Ajuntament, pero que, desde 2017, se empezó a comercializar bajo la marca «Vinyes de Barcelona». Un vino que recupera la tradición vitivinícola de la ciudad a la vez que apuesta por una agricultura innovadora que combina calidad de los productos con inserción social y respeto al medio ambiente. Valores que están en la esencia del proyecto de L’Olivera, cooperativa de iniciativa social que nacía en 1974 en Vallbona de les Monges (Lleida), desde donde se elaboran vinos blancos, tintos, dulces y espumosos bajo la Denominación de Origen Costers del Segre.

CLASE

Es un estudio de branding, diseño y comunicación visual de Barcelona, fundado y dirigido por Claret Serrahima. Formado por un equipo de profesionales, joven, internacional y multidisciplinar, cuyo trabajo ha galardonado en varias ocasiones con premios nacionales e internacionales. Clase involucra durante todo el proceso de creación de una marca, desde el pensamiento estratégico, y la conceptualización hasta la dirección creativa y la ejecución. Diseña para dar a las marcas una identidad visual y una comunicación elocuentes.

Galardonado con un Premio Laus de Honor en reconocimiento a su trayectoria profesional, el estudio ha realizado proyectos de identidad visual y de marca para empresas públicas y privadas de diferentes sectores, desde la cultura (Arts Santa Mònica, MACBA, octubre «Centro de Cultura Contemporánea de Valencia», Palau de la Música Catalana), y la gastronomía (El Bulli, Delicious & Sons), pasando por empresas icónicas de diseño, de moda y de mobiliario (Pedro García, Enea Design, Arper, Vibia Lighting).

El equipo está dirigido por Claret Serrahima, Daniel Ayuso y Sandra Parcet.

L´OLIVERA

L’Olivera es una cooperativa de integración social que cultiva vid y olivo y elabora vinos y aceites ecológicos buscando expresar su origen: un suelo y una gente que lo interpreta. Desde su nacimiento, en 1974, L’Olivera tiene un marcado enfoque social, incorporando personas con dificultades que participan activamente en todo el proceso productivo.

Esta aventura vinícola empezaba a Vallbona de les Monges, en la Cataluña interior, donde actualmente se elaboran una veintena de referencias de vinos blancos, tintos, dulces y espumosos en la denominación de origen Costers del Segre. Desde el año 2010, L’Olivera también está presente en Barcelona, con la masía Can Calopa de Dalt.

Vinyes de Barcelona es la culminación de un proyecto que reivindica la agricultura periurbana y plantea una mirada moderna a la recuperación de la actividad agrícola ligada a las grandes ciudades.

Para más información:
Miriam Giordano / Gemma Pascual
press@laboh.net
Teléfono: (+34) 933 192 664

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *