Hostelería y Turismo viaja a la provincia de Huesca en el entorno de sus parques naturales y turísticos

 

 

 

La provincia de Huesca es una de las más características de las tres provincias que conforman la comunidad autónoma de Aragón. Limita al norte con Francia, al este con Lérida y al sur con Zaragoza. Su capital radica en la hermosa ciudad de Huesca en la cual viven alrededor de 52.463 personas según datos del padrón de población del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2018.

Esta provincia está llena de historia y destacan sus innumerables pueblos con arquitectura medieval. Una para obligada tanto para turistas extranjeros como para españoles. Además, para todos los amantes de lanaturaleza, se encontrarán con paisajes de montaña espectaculares como el Pirineo Aragonés.

Fue así como la revista Hostelería y Turismo viajó a estos icónicos lugares en el marco del II Congreso del producto y la gastronomía de los Pirineos, comenzando en la hermosa comarca aragonesa Somontano de Barbastro, el cual se destaca tanto por sus parajes naturales como los acantilados de Sierra de Guara, como sus lindos viñedos y sus impresionantes montes tapizados de olivos.

Así mismo, esta comarca ofrece a los turistas innumerables caminos señalizados, en la Sierra de Guara y del Somontano, en las que se ofrecen distintos tipos de recorridos y puede ser un entretenido paseo para toda la familia. También se ofrecen paseos a caballo en el que podrán recorrer laderas, cruzar ríos en un entorno natural privilegiado.

  Foto de historiaaragon.com

Barbastro por su parte, pueblo que fue fundado en el siglo X siendo la capital del Somontano. Llegados ahí, lo primero que destaca es su impresionante conjunto histórico, el cual se caracteriza por poseer una de las catedrales más importantes de Aragón la que está dedicada a Nuestra Señora de la Asunción en el Siglo XVI y que además fue declarada monumento nacional en 1931. También cuenta con importantes museos como el Diocesano, el Museo de los Mártires Claretianos o los imponentes palacios renacentistas.

Durante nuestra visita por este pueblo tuvimos la oportunidad de cenar en uno de los restaurantes más famosos del lugar, El Trasiego, el cual destaca por utilizar productos de proximidad y de temporada cocinados de manera creativa que sorprenderán a todos los comensales. En dicho restaurante, también tuvimos la oportunidad de conocer un poco la historia vitivinícola de Barbastro visitando las bodegas de D.O Somontano donde el visitante podrá conocer en primera persona el proceso de la elaboración del vino.

También tuvimos la oportunidad de conocer la Bodega El Grillo y la Luna, proyecto familiar que nace en 2007 ubicado en Barbastro, la cual cuenta con 48 hectáreas de viña, recolectando y seleccionando el producto a mano.

Nuestra próxima parada fue en la hermosa localidad de Alquézar. Al llegar lo primero que sorprende es su arquitectura medieval y su entorno histórico. Las vistas son impactantes. De fondo se puede apreciar el imponente Castillo de la localidad. Aquí los visitantes podrán adentrarse en el casco histórico por la llamada portada gótica y recorrer la Plaza Mayor y la Ermita de Nuestra Señora de las Nieves. Otro recorrido recomendable es hacer la ruta de las Pasarelas. Nuestra visita terminó con una deliciosa comida en uno de los restaurantes más reconocidos del pueblo, Casa Pardina, en el que disfrutamos de una comida llena de sabores, colores y texturas con las mejores vistas hacia el caso histórico de Alquézar.

Continuamos con nuestro recorrido hacia Aínsa, una hermosa villa que se sitúa entre los ríos Cinca y Ara, entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara.

Entre los atractivos turísticos se destacan la práctica de MTB por distintas rutas, en la que el ciclista podrá disfrutas de los más bellos paisajes de los Pirineos Aragonés, a través de la llamada Zona Zero de los Pirineos. Otro atractivo imperdible es realizar una visita guiada por la Villa medieval de Aínsa, en la que el turista podrá recorrer el casco histórico del pueblo, admirar las antiguas Puertas de las Murallas, la Plaza Mayor de Aínsa la cual es escenario de numerosas ferias y mercados, visitar el museo de Oficios y Artes Tradicionales y el Mikvé que son baños judíos.

Para los que disfrutan de una buena caminata al aire libre, también está la opción de realizar senderismo por el Mirador del Cinca, Cerro Cotón o Cerro de San Miguel, que ofrecen variadas rutas con diferentes grados de dificultad y tiempo. Terminamos nuestra visita con una excelente cena en el restaurante Casa Fes, el cual ofrece comida típica de montaña, degustando el producto estrella con un exquisito trozo de carne de ternera de raza Pirenaica.

Al día siguiente concluimos nuestra visita con una memorable comida en el Hotel Sánchez de Aínsa, en la cual se destacó el exquisito pollo ecológico a las brasas, el chuletón agnus, chuletas y jarrete de cordero braseado.

Seguimos con nuestra ruta hacia el Valle de la Fueva, a sólo 11 kilómetros de Aínsa, parte de la comarca de Sobrarbe, la que se sitúa entre los majestuosos Monte Perdido y Aneto, muy cerca del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara.

Dentro de sus características, destacan sus paisajes naturales, siendo la agricultura y la ganadería una de sus principales actividades económicas. Este Valle está drenado por el río de La Nata y desde esta locación se pueden acceder a distintas pistas de esquí de Cerler, Piau Engaly o Saint Lary, cerca de Francia.

La Fueva también es conocida por celebrar tradicionales fiestas todo el año, como el Carnaval de la Fueva, que comienza en Tierrantona, en donde los vecinos esperan a los músicos con comida y bebida en todos los rincones de La Fueva. Además, la gente se disfraza y se puede percibir un ambiente lleno de colores, música y fiesta.

Durante la primavera los fovanos celebran con especial dedicación, las famosas romerías al Santuario de la Virgen de Bruis, santuario que fue construido entre los siglos XVI y XVII,  y cuya virgen se cree que es milagrosa.

Nuestro día terminó en el fascinante hotel de montaña Lamiana, situado a la entrada del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdid,  el cual es parada obligada para los turistas que quieran dejar de lado la tecnología por un par de días y descansar en un lugar privilegiado, rodeado de naturaleza y aire puro.

Así mismo, podrán realiza variadas actividades al aire libre y en contacto con la naturaleza como senderismo, kayak, canoa, esquí, tenis, parapente, paseos en avioneta y un sinfín de sorpresas que los visitantes podrán disfrutar.

Al día siguiente nos embarcamos hacia El Grado. Lo más característico de este lugar es visitar con reserva previa, el interior de la presa de El Grado. Esta forma parte importante del sistema de riegos de Alto Aragón. El visitante tendrá la oportunidad de ver cómo funciona y de observar cómo saltan las truchas y otros peces.

Cerca de ese sector, se encuentra también la reconocida Psifactoría de El Grado, la cual nace en 2008 y es una de las primeras en criar al sabroso esturión, un pez que originariamente nadaba en los ríos del Pirineo, pero que a raíz de varios factores se extinguió. También crían dentro de sus instalaciones exquisitas y nutritivas truchas.

Nuestro recorrido finalizó con el retorno a la capital de la provincia en la ciudad de Huesca. Otro parada obligada para los visitantes que quieran conocer más sobre la historia de esta mítica provincia, característica por sus innumerables cualidades, tanto culturales como naturales.

Durante el mes de agosto, entre el día 9 y el 15, Huesca celebra sus fiestas mayores en honor a su patrón San Lorenzo en la Plaza de la Catedral, una celebración que los visitantes no podrán dejar de ver y disfrutar. Otra parada obligada si visitan Huesca es el claustro de San Pedro el viejo construido en el siglo XII y se ha catalogado como una de las construcciones más llamativas y románticas de Aragón. También aconsejamos visitar el antiguo museo de Huesca en el que se exhiben antiguos y valiosos vestigios de las diversas culturas que habitaron en la zona.

Así concluyó nuestro viaje por esta provincia declarada patrimonio histórico y cultural, que ofrece miles de posibilidades a los visitantes, tanto en el ámbito deportivo como histórico. Uno de los lugares más lindos y fértiles de España. Huesca se declara como un lugar poseedor de  “una naturaleza viva’’ y sin duda le ofrecerán a todos los que la visiten recuerdos y experiencias memorables.

 

Elaborado por

María Pía Castillo

Redactora

piacastillov@gmail.com

+34666727505

                                                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *