Navidad en Jordania: religión, aventura y desconexión

Madrid, 19 de noviembre de 2018. – La Navidad es una fecha muy señalada en Jordania. Siendo un país marcado por la historia y tradición religiosa, estos días se viven con especial intensidad. Muchas de las celebraciones están protagonizadas por hechos narrados en la Biblia, de ahí que Jordania sea un destino ideal para todas aquellas personas interesadas por la historia y la cultura religiosa. Tanto historia como cultura y belleza son tres motivos más que suficientes para visitar Jordania. Sin embargo, el país ofrece muchas otras actividades y opciones de gran interés dirigidas a otros públicos. Si estás pensando en viajar estas navidades, Jordania es la mejor opción. A continuación, te presentamos algunos de los actos que se sucederán durante estas fechas y que harán inolvidable tu visita a la joya de Oriente Medio.

Amán
En la ciudad de Amán, los grandes hoteles abren sus puertas a los populares mercados navideños que ofrecen productos artesanales, accesorios para el hogar, dulces tradicionales y muchos más artículos. La ciudad se decora con las popular luces y adornos navideños, las plazas se llenan de árboles de navidad y sus calles respiran espíritu encantador propio de esta señalada fecha. Es a 15 kilómetros de Amán, en Fuheis la localidad con la mayor comunidad cristiana de Jordania, donde la Navidad adquiere un significado especial.

 

Betania
El lugar donde se estableció Juan Bautista y donde se cree que Jesús fue bautizado es una parada obligatoria para todos aquellos que visiten la zona. Vivir una fecha tan señalada en un lugar tan importante es una experiencia realmente única. Situado a tan solo nueve kilómetros al norte del Mar Muerto y a orillas del río Jordán, el área cuenta con restos romanos y bizantinos.

 

El Monte Nebo y Mádaba
A 30 kilómetros de Amán se encuentra la ciudad de Mádaba, famosa por los mosaicos representados de pueblos, colinas, valles y ciudades de la zona. Junto a Mádaba encontramos otro de los puntos bíblicos clave de Jordania: el Monte Nebo, lugar donde se cree que descansa el profeta. En la cima se encuentra el monumento de Brazen Serpent, la cruz de Jesucristo con la serpiente de bronce creada por Moisés en el desierto, y la Iglesia de Syagha. En ella, cada Navidad se celebra una misa tanto en inglés como en árabe. Vivir una ceremonia religiosa en un lugar tan sagrado el día de Navidad es una experiencia abrumadora y difícil de olvidar.

 

Mar Muerto
A más de 400 metros por debajo del nivel del mar se encuentra el Mar Muerto, el punto más bajo sobre la faz de la tierra. Sus cálidas aguas contienen diez veces más sal que el resto de los mares, haciendo de este lugar un escenario natural único en el mundo. Los poderes curativos de sus aguas y el lodo negro de sus tierras son mundialmente conocidos y muchas personas acuden al Mar Muerto para tratar sus problemas circulatorios o de piel como la dermatitis, la psoriasis o la artritis.
Flotar en sus aguas, sentirte como el rey Herodes o Cleopatra y pasar unos días de relajación y desconexión en los hoteles que rodean al Mar Muerto son una forma estupenda de disfrutar de unas navidades diferentes.

 

 

Desierto Wadi Rum
Una gran aventura te espera en Wadi Rum. Sus paisajes de rocas monolíticas ofrecen el terreno ideal para practicar la escalada y sus extensos y rojizos terrenos permiten realizar largas caminatas para conocer sus cañones y tesoros escondidos. Alquilar un vehículo con un guía o recorrer los puntos más populares en camello, son otras de las opciones disponibles en la zona. El conocido como Valle de la Luna, por su facilidad para observar las estrellas, ofrece también la oportunidad de dormir en el desierto en un auténtico campamento beduino disfrutando de comida tradicional y escuchando música árabe. Unos días mágicos para el recuerdo.

 

 

Petra by Night
La joya del país es una de las visitas más esperadas por todos al viajar a Jordania. Disfrutar del encanto de su recorrido y el asombro que supone contemplar la imponente fachada de Al Khazneh es una experiencia inexplicable. Si además tienes la posibilidad de asistir a Petra by Night, la emoción se multiplica. Sentados sobre alfombras y saboreando un rico té jordano, tras la explicación de un guía local acerca de la historia de Petra, los visitantes tienen la oportunidad de disfrutar, bajo el silencio de la noche, de la ciudad rocosa y explorar la ciudad antigua de una de las joyas arquitectónicas de la Antigüedad iluminada por cientos de velas.

 

                

 

Más información en: www.visitjordan.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *