El mejor restaurante sueco de Madrid

La cocina de Marconi ( Velázquez 61 )  reinterpreta el concepto de Comfort food añadiendo un toque de sofisticación y cultura mediterránea a las propuestas culinarias del Östermalm Saluhall, el mercado gastronómico de Estocolmo.

Del norte de Europa al norte de España pasando por las zonas costeras del sur de Francia, la cocina de Marcos Olazabal Janson nos guía por las más sofisticadas curiosidades gastronómicas de la cocina internacional, como los Arenques marinados con patata cocida, huevas de corégono, mostaza sueca y salsa agria, o el Salmón marinado en salsa de eneldo y el Caviar de Kalix de los ríos de Laponia.

Del amor por Biarritz y sus olas que atraen a los amantes del surf de toda Europa, nacen los Moules à la crème, mientras que los Alaskan King Crab Legs son una reminiscencia de las prácticas del esquí de travesía en Alaska de un chef que convierte sus vivencias en experiencias gastronómicas.
El mar es protagonista en una carta que no renuncia a los mejores platos de carne. Ostras y Pata de Cangrejo Real conviven con delicatesen nacionales como la Butifarra de huevo del valle de Arán o las exquisitas Albóndigas suecas con mermelada de arándanos.

Repetir el éxito de Cabaña Marconi significaba también recuperar en un contexto urbano, la magia y el encanto de una decoración que evocara viajes de aventura y tierras lejanas.

La decoración de Marconi, ubicado en un palacete de la calle Velázquez, ha ido a cargo de Sofía Olazabal, hermana de Marcos Olazabal Janson y decoradora de reputado prestigio internacional. De su primer trabajo en Cabaña Marconi, Sofía Olazabal ha recuperado las grandes librerías y las chimeneas de gusto minimalista que confieren al local, dividido en dos plantas, una atmósfera cálida y luminosa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *