10 maravillosas experiencias para descubrir Almería

De ser considerada “la Cenicienta de España”, hasta denominarse “la huerta de Europa”, Almería ha hecho una transformación radical. Los almerienses lograron dejar atrás la imagen de “esparto y legañas” –como escribió Juan Goytisolo– para convertir a su ciudad y provincia en la de mayor actividad económica de Andalucía. Sin embargo, algo de Cenicienta le queda, debido a que no hay conexión directa desde Madrid y son necesarias más de seis horas para hacer el trayecto por tierra.

Un poco de historia. Del esplendor musulmán, en los siglos XI y XII, quedó la espectacular Alcazaba, algunos restos de la Mezquita Mayor y las murallas de Jairán. Lejos de las rutas americanas y de las riquezas del Nuevo Mundo, el funesto terremoto de 1522 destruyó casi completamente la ciudad en la que solo quedaron unos 700 habitantes. Despoblación, sequías e invasiones piratas marcaron los siglos siguientes. Durante la Guerra Civil, la ciudad sufrió uno de los mayores bombardeos sobre la población civil de toda la guerra, lo que convierte a los Refugios de la Guerra Civil, de un kilómetro de longitud, en una visita obligada.

Capital Española de la Gastronomía en 2019. Hoy Almería apuesta por darle un giro histórico a su rumbo. El alcalde de la capital de la provincia más joven de España, desea que su ciudad sea la próxima Capital Española de la Gastronomía en 2019, para poner en valor la calidad de sus productos, sus tapas y su gastronomía con el fin de incentivar el turismo. Aquí destacamos diez maravillosas experiencias para que Almería sea el plan perfecto.

Ver la ciudad desde la mayor fortaleza árabe de Europa. La Alcazaba se divisa desde cualquier punto de la ciudad, y desde el fuerte se domina la capital, el puerto y sus alrededores. Su construcción fue iniciada en el año 955 por Abderramán III, y terminada en el siglo XI por Hayrán, rey taifa de Almería. Tras la conquista cristiana fue reformada por los Reyes Católicos y Carlos I. Fue residencia real, y hoy permanece en pie el palacio de Al-Mutasin con todas sus estancias. Y como en casi todas las localidades de origen defensivo, el resto del humilde caserío se extiende bajo la Alcazaba hasta el Mediterráneo. Excavadas en las faldas del cerro de San Cristóbal, se encuentran las viviendas trogloditas que conforman el popular y pintoresco barrio de La Chanca.


Desayunar los mejores churros de España. Antes o después de acometer la subida a la Alcazaba, hay que tomar fuerzas con un buen desayuno y, según dicen los expertos, nada como un chocolate caliente con churros de la Cafetería Colón, receta que guarda su secreto desde 1962, considerados por muchos como los mejores de España. Es típico de Andalucía que también se los llame tejeringos debido a su origen beréber.


Visitar la catedral. La Catedral de Almería es otro de los puntos obligados del recorrido. Su poderosa estructura se levanta en pleno centro de la ciudad antigua. Dotada de torres, almenas y gruesos muros, la Catedral se asemeja más a una fortaleza que a un templo, razón que se debió a los frecuentes ataques de piratas berberiscos. La plaza, con sus enormes palmeras, es un remanso de paz que acoge al hotel Catedral. Sin olvidar que entre el Paseo de Almería y la Catedral, se concentra la mayor parte de los pubs y discotecas, entre los imprescindibles: la Clásica, el Guarapo o el Porrón.


Saborear las tapas almerienses. Vale advertir que se trata de medias raciones bien generosas.  La Gloria, lleva cien años en la esquina de calle Granada con la Rambla de Belén, fueron visionarios al  ofrecer como tapa la típica gamba roja a la plancha; taberna Nuestra Tierra es el indicado para saborear el Alpujarreño: patatas a lo pobre, huevo, jamón, chorizo y morcilla; el Bar Casa Puga, el más antiguo de Almería, fundado en 1870, no se queda atrás con sus boquerones en adobo o las gambas con gabardina; y El Quinto Toro es otro clásico veterano, que sirve un original el arroz en paíla con un aire de comino.


Sumergirse en el mar de plástico. La riqueza gastronómica de Almería encuentra su origen en la producción de verduras y hortalizas, posible gracias al cultivo de invernadero. Desde el Poniente Almeriense, el “Campo de Dalías”, una planicie que incluye localidades como El Ejido, La Mojonera y Roquetas de Mar, se divisan desde los satélites de la NASA. Para conocer lo último en esta forma de cultivo y en la tecnología aplicada a la investigación de semillas, tenéis que llegar a las instalaciones de Rijk Zwaan, una de las cinco principales compañías de semillas hortícolas a nivel mundial de origen holandés.


Contemplar el otro mar, el auténtico. Nada como descubrir las playas que ofrece Almería desde su Paseo Marítimo. La gran Avenida Federico García Lorca, que desemboca en el mar, el Paseo de Almería y el Parque Nicolás Salmerón, serán puntos de referencia exquisitos. Sin olvidar que entre el Puerto Comercial y el Deportivo damos con antiguo Cargadero de Mineral o Cable Inglés, una obra maestra de la Arquitectura del Hierro de inicios del siglo XX.


Asistir a la subasta del pescado. Temprano por la mañana o a la caída del sol, asistir a la llegada de los barcos pesqueros será una obligación: se puede observar la descarga de la mercancía, y participar de la peculiar subasta a la baja de los lotes que discurre a velocidad de vértigo en la Lonja de Pescado. La abundancia del mar en Almería habla por sí solo: la famosa gamba roja, especialmente la de Garrucha y Alborán, caballa, pulpo, calamar, lenguado, jurel, salmonete, pescadilla, pollico, rape, melba, y cómo no mencionar los loritos o galanes, el pescado más caro de España (que puede llegar a los 100 euros el kilo).


Disfrutar de lo pescado, pero ya cocinado. El restaurante Catamarán, es un imprescindible con el Mediterráneo de fondo. Ya sea pulpo gratinado con muselina de albahaca, creación propia del chef, o una crema de bacalao con fideos de calamar y verduras a la miel, de leer la carta se nos hace agua la boca. Para quienes se inclinan por la carne, la propuesta goza de una brocheta de magret de pato, con foundeu de queso brie. Y quien guste algo más ligero podrá elegir la original ensalada de aguacate relleno de foie con chocolate blanco. De postre: un clásico de este restaurante, el milhojas con crema de plátano con chocolate o la teja de yogur griego con helado de miel.

Un buen flamenco en la Peña el Morato. La Peña el Morato es una auténtica joya del barrio de la Esperanza. Lola Quero, se convierte en una magnífica anfitriona y embajadora del arte flamenco para presentar esta asociación cultural (y familiar) sin ánimos de lucro. Cada viernes Antonio García, el “Niño de las Cuevas”, nos eriza la piel mientras toca su guitarra. Ana Mar con su cante desgarrado recorre soleares, seguiriyas, granaínas y fandangos, pero también se atreve a hacer su versión singular de boleros y hasta canciones pop. Como complemento perfecto, el baile de la jovencísima y guapísima Inés de Inés, un torbellino de gracia y fuerza que contagia.

Una escapada al Cabo de Gata. Para quienes deseen escaparse de la ciudad: Roquetas de Mar, Mojácar, Los Millares, Desierto de Tabernes, La Alpujarra estarán en la lista, pero sin duda el Cabo de Gata será insuperable. El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, declarado Reserva de la Biosfera, propone un recorrido que nos llevará al extremo sureste de la península ibérica. Su tramo de litoral está jalonado por acantilados, calas y playas. La Sierra de Cabo de Gata tiene origen volcánico y su relieve se caracteriza por contener pitones, diques, calderas, cornisas y domos. Este particular conjunto geológico da como resultado una de las franjas costeras de mayor valor paisajístico del Mediterráneo español. Sus 63 kilómetros de costa son un auténtico paraíso para los amantes del submarinismo y el buceo.

COMO IR: Como se ha dicho la comunicación por tren a Almería es muy deficiente. Sin embargo, su estupendo aeropuerto, recibe vuelos directos, según ha podido comprobar el buscador jetcost.es de Madrid, Barcelona y Sevilla y con escala de toda España. También hay vuelos directos desde varias ciudades europeas, como Bruselas, Dublín, Londres o Manchester con la compañía Ryanair.

PARA MÁS INFORMACIÓN

www.turismodealmeria.com

almeria2019.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *