Aman, la mágica capital de oriente próximo

Dicen los que la conocen que conquista desde el primer paseo. Amán es la puerta de entrada para la mayoría de los viajeros que llegan al país y como capital del Reino Hachemita supera con creces las expectativas de todo aquel que la visita. Combina los edificios más modernos, restaurantes de vanguardia y hoteles de lujo con los cafés más tradicionales, talleres de artesanía, vestigios y restos romanos, bizantinos y de las primeras civilizaciones. Todo ello, hace de Amán una ciudad mágica, con un ambiente y estilo de vida único en dónde sus sabores, su gente, las puestas de sol, los zocos y mercados harán que hasta los más escépticos caigan rendidos.

Amán se fundó sobre 7 colinas y actualmente se extiende por más de 20, con lo cual… ¡No te dejes el mapa en casa! Un dato curioso es que fue conocida como Filadelfia, que significa “ciudad del amor fraternal”, una de las antiguas ciudades de la decápolis, hasta el 635 d.C. con la llegada de los Omeya. De visita obligada es la Ciudadela, donde quedarás impresionado por dos gigantescas columnas, restos del templo de Hércules romano; no dejes de acercarte al impresionante mirador con magníficas vistas del centro y por supuesto, al Palacio Omeya. El Teatro Romano es otro de los monumentos que hacen de Amán lo que hoy en día es: sorprendente, arquitectónicamente impecable y con unas vistas alucinantes.

Si mientras paseas se te abre el apetito prueba el knafeh en el casco antiguo. El knafeh es uno de los dulces más típicos de Jordania y te permite disfrutar de una espiral de dulzor extremo, con una capa de queso blanco y un nido de fideos de color naranja cubierto de sirope dulce. ¡Irresistible! Tampoco puedes irte de la capital sin probar su excepcional café o una sisha en cualquier coffe shop, ¡es otra forma de acercarte un poco más a su cultura!

Si bien, lo más especial de la ciudad es conocer a sus cosmopolitas habitantes, en los zocos del centro o en los cafés y modernos centros comerciales de los barrios de las colinas de Jebel Amman y más allá. El zoco de frutas y verduras, el de la ferretería o el Al-Bukharieh, el más viejo de Amán. Éste se limita a un pasillo con pequeñas tiendas a izquierda y derecha, pero ofrece a sus visitantes la posibilidad de vivir una auténtica experiencia jordana. Te encantarán sus faroles, sus joyas y sus souvenirs. Otro imprescindible (y que no pasa de moda) es el Hail Restaurant & Café, muy popular entre los lugareños y sobre todo por la noche ya que ofrece unas vistas mágicas a la Ciudadela o el Hashem Restaurant con el mejor falafel de la ciudad. La archi conocida Rainbow Street no te dejará indiferente, y es que, cuando Amán aún era un pueblo, este era un barrio exclusivo para la realeza, comerciantes y políticos. Actualmente cafés, teterías, tiendas de antigüedades, talleres de artesanía y restaurantes llenan la calle con un ambiente y una arquitectura única.

Antes de que caiga el sol vete a cualquiera de sus colinas a disfrutar de una de las mejores puestas de sol del mundo, las casas de caliza blanca van cambiando de color según el sol va cayendo… ¡Solo apto para románticos! Y si eres un ave nocturna y quieres conocer Amán en todas sus facetas déjate seducir por la luna de la capital. Ya entrada la noche, acude a cualquier discoteca y diferentes pubs repartidos por la ciudad. Esperemos que la magia de Amán no acabe contigo y tengas ánimo madrugar al día siguiente.

Además, si te animas a viajar este verano aprovecha para acudir al Festival de Jerash a tan solo una hora de la ciudad.

Para más información

www.sp.visitjordan.com

Oficina de Turismo de Jordania en España -Newlink Spain 

 Ana Martín  ana.martin@newlink.-group.com   /  Isabel Sanz   isabel.sanz@newlin-group.com    –   91 781 39 87

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *