Castillo de Canena, seis años de liderazgo en la industria olivarera

Un par de gotas en la sartén para freír, un poco para rociar ensalada – ¿así se limita el uso del aceite de oliva? ¿Y qué pensáis en el helado preparado en la base de aceite de arbequina? Suena curiosamente, pero los postres van últimos en la carta, pues cada cosa a su tiempo. Primeramente, una noticia interesante del mundo gastronómico.

La última edición de la prestigiosa guía Flos Olei con mayor reconocimiento internacional ha ratificado a los aceites extra vírgenes de Castillo de Canena -por quinto año- como los mejores del mundo y ha otorgado al Reserva Familiar Picual la mención de “Mejor aceite de oliva virgen extra del Mundo”. Estamos totalmente de acuerdo con esta evaluación alta y os presentamos esta marca española.

Historia de la marca Castillo de Canena

La familia Vañó lleva su historia olivarera a partir del 1780, el año cuando se encuentran los primeros documentos del Registro de Úbeda que avalan y confirman la propiedad del campo y de los olivares. En esta tierra se ubica un castillo del siglo XVI que dio nombre a la marca, ahí, en el valle del Guadalquivir en la provincia de Jaén, recogen la aceituna con la que preparan y envasan el aceite de oliva virgen extra (AOVE) de la más alta calidad.

En la actualidad Castillo de Canena en una marca reconocida con innumerables premios tanto nacionales como internacionales y está presente en más de 52 países, como Reino Unido, Alemania, Rusia, EE.UU., Japón, China, Emiratos Árabes Unidos, México y Perú, entre otros. Más de 82 personas componen su equipo, encabezado por el presidente Luis Vañó, quien ha sido el impulsor de la creación de las marcas de Castillo de Canena, director general Francisco Vañó, quien tomó la decisión de dejar Madrid para mover su residencia habitual a Jaén, al lado de la propiedad, y su hermana Rosa Vañó, directora comercial y de Marketing, quien tiene a su cargo la internacionalización de la compañía.

Variedad de aceites

Castillo de Canena es una compañía de referencia en alta gastronomía y toda la paleta de sabores de sus aceites se descubre en los manos de los mejores chefs del mundo. Nosotros conocimos la variedad de AOVES de Castilla de Canena en el restaurante Cinc Sentits con los platos exquisitos del chef Jordi Artal, cuya cocina ha sido galardonada con una estrella Michelin.

AOVE Reserva Familiar Picual, el emblema de la Casa

Reserva Familiar Picual es el aceite reconocido mundialmente por su calidad, de estructura media, equilibrado y armónico con un frutado verde de aceituna fresca, limpio y fragante. Especial para sopas, cremas de verduras, vinagretas, gazpacho, quesos, carnes a la brasa y tostadas de panes blanco.

Catillo de Canena fue pionera, a principios de la década pasada, en poner en valor las características organolépticas de estos AOVES mediante la recolección temprana, y en especial de los AOVES monovariatles de picual.

AOVE picual biodinámica, aceite ecológico

Este aceite cuanta con la certificación Demeter de agricultura biodinámica, certificado como producto ecológico.

Frutado intenso verde, a hierba verde, almendra verde a plátano verde, planta de tomate, alcachofa e higuera. En su paso por boca tiene la misma fuerza expresiva que en nariz, donde se pueden percibir nítidamente los mismos tonos herbáceos y frutales. Especial para tartares, quesos, mariscos.

AOVE Arbequina & Co, una rica gama de aceites provenientes de flores, plantas y frutas

Esta colección de aceites está enfocada principalmente al ámbito culinario de los quesos y de la coctelería. Pero los sabores son muy distintos y con este aceite cualquier plato se hace especial. Algunas de las combinaciones os recordarán notas otoñales mientras que otras os transportarán a la frescura primavera.

Primer Día de Cosecha

Los primeros 24 horas de la cosecha son los momentos maravillosos de la recolección, cuando se ven los resultados de todos esfuerzos de temporada, cuando empieza la magia de producción de aceites. Para celebrar este acontecimiento Castilla de Canena cada año diseña una nueva etiqueta. Este aceite posee las mismas notas de cata que el Reserva Familiar, pero con mayor intensidad y frescura

Aceite arbequino al humo de roble

Con la ayuda de maestros ahumadores la compañía ha hecho una selección de las distintas maderas ecológicas, en la que predomina el roble, que otorga un sabor elegante y especial a este aceite. Su aroma ahumado es ideal para uso en crudo en todo tipo de carnes, verduras a la brasa, patatas al horno. Notas de cata predominadas son manzana madura, caramelo, vainilla, almendra y toffee.

Y finalmente la última línea en la carta: chocolate con helado de AOVE Reserva Familiar Arbequina. No sabemos el secreto de este helado, pero a partir de este momento no hay platos en los que no se puede añadir el aceite de oliva.

Si ahora, después de conocer un poco más del mundo olivarero, tenéis un deseo irresistible de preparar algo con la adición de aceite de oliva, os daremos un par de consejos:

1) Guardar aceite en un armario oscuro y fresco, lejos de los aparatos de cocina u otras fuentes de calor. El AOVE se debe guardar a temperatura ambiente y no refrigerar.

2) La luz es uno de los enemigos de este aceite, por eso hace falta evitar los envases plásticos, así como los envases de hierro o de cobre.

Reportaje de Ekaterina Stupenkova

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *